Visier arquitectos
Proyectos
Gestión
Promoción
Inversión

14

Ago

Arquitectura Pasiva: ¿Qué es y cómo funciona una casa pasiva?

arquitectura, artículos

La arquitectura pasiva es un concepto de diseño que se ha hecho cada año más popular en los últimos años debido a que se centra en la eficiencia energética y la sostenibilidad. A la vanguardia de este movimiento está la casa pasiva, un tipo de edificio diseñado para mantener una temperatura confortable sin necesidad de métodos tradicionales de calefacción. 

En este artículo exploraremos qué es la arquitectura pasiva y cómo funciona una casa de este estilo. Desde las características clave de una casa con este proyecto hasta el proceso de diseño y construcción, profundizaremos en las ventajas de este innovador enfoque de la vida amigable con el medio ambiente. Siéntate y exploremos juntos el mundo de la arquitectura pasiva.

¿Qué es la Arquitectura Pasiva?

La arquitectura pasiva, un enfoque energéticamente eficiente, pretende reducir el impacto medioambiental de un edificio utilizando métodos naturales de calefacción y enfriamiento y minimizando el uso de métodos mecánicos. Este enfoque de abarca cinco principios básicos: orientación, aislamiento, estanqueidad, ventilación y diseño solar pasivo. Estos elementos son esenciales para un entorno vital cómodo y saludable, al tiempo que ayudan a reducir el consumo y los costes energéticos.

En los últimos años, este tipo de arquitectura se ha hecho cada año más popular debido a sus muchas ventajas. No sólo es sostenible y ecológico que reduce la huella de carbono y el gasto de energía de un edificio, sino que también garantiza un aislamiento y una estanqueidad superiores, lo que reduce la pérdida de temperatura y elimina el riesgo de puentes térmicos. Como resultado, los ocupantes pueden disfrutar de un clima agradable todo el año sin depender de métodos mecánicos de regulación de temperatura.

Además del hermetismo y la ventilación, estos proyectos de arquitectura tienen en cuenta la iluminación natural y el diseño solar pasivo. Se usan grandes ventanales y claraboyas para aprovechar al máximo la luz natural, mientras que el diseño solar pasivo permite al edificio almacenar la temperatura acumulada vía solar durante el día y liberarlo por la noche. De este modo, no sólo se reduce la factura, sino que el espacio habitable es luminoso y aireado.

La prevención de este fenómeno es un aspecto crítico de la arquitectura pasiva. Estos puentes permiten que el calor se escape del edificio, lo que provoca pérdidas de energía y una disminución de la eficiencia energética del edificio. Mediante el uso de componentes altamente aislantes y técnicas adecuadas, la arquitectura pasiva garantiza que la fuga de temperatura se reduzca al mínimo y los ocupantes puedan disfrutar de una temperatura confortable y un entorno seguro y saludable.

arquitectura ecologica

Características clave de una casa pasiva

Una marca distintiva de una vivienda así es su hermeticidad. Diseñadas para reducir la carga energética de la calefacción, estas casas emplean ventanas y puertas de alta calidad, y sellan todas las grietas y huecos de la envolvente del edificio. Esto garantiza que las casas pasivas puedan mantener un clima confortable, incluso en condiciones climáticas extremas.

El aislamiento es otra característica clave de una casa de estas características. Se utilizan capas más gruesas en paredes, tejado y suelo para mantener el calor dentro en invierno, y fuera en verano. Además, los métodos de ventilación especializados ayudan a hacer circular el aire fresco y a recuperar el calor saliente, creando un ambiente interior saludable y reduciendo al mismo tiempo el gasto de energía.

Aislamiento y ventilación de la casa pasiva

Los métodos de aislamiento y ventilación eficaces son esenciales en la idea de una casa con este diseño para lograr la eficiencia energética. Para ello, se utilizan materiales aislantes de alto rendimiento, como el poliestireno expandido (EPS) o la lana mineral, en las paredes, el tejado y los suelos. También se emplean ventanas y puertas de triple acristalamiento con revestimientos de baja emisividad para minimizar las pérdidas y ganancias de calor. 

Además, se emplea una forma de ventilación con recuperación de calor (HRV) para suministrar aire fresco al tiempo que se recupera el calor saliente. Mediante el uso combinado de hermetismo y ventilación, una casa de este estilo puede alcanzar un alto nivel de eficiencia energética y unos costes mínimos de calefacción y enfriamiento.

Para que estos sistemas de una casa sean eficaces, deben diseñarse e instalarse cuidadosamente. La instalación sin huecos de los componentes aislantes es esencial para evitar cualquier pérdida o ganancia de calor, mientras que el métodoHRV debe diseñarse para proporcionar la cantidad adecuada de aire fresco y recuperación de calor, así como para controlar los niveles de humedad. 

Estos sistemas correctamente aplicados no sólo pueden reducir el gasto de energía, sino además garantizar un ambiente confortable, con buena calidad del aire y estabilidad de la temperatura.

Los sistemas de las casas pasivas son factores clave para crear un edificio sostenible y energéticamente eficiente. 

Mediante el uso de materiales de alto rendimiento y un proyecto de ventilación con recuperación de calor, este tipo de casa puede reducir significativamente los costes de calefacción y refrigeración, a la vez que proporciona un ambiente vital saludable. 

Por lo tanto, el diseño y la aplicación correctos de estos sistemas son de vital importancia para lograr el máximo nivel de eficiencia.

casa pasiva

Proceso de diseño y construcción de una casa pasiva

Crear un proyecto así es un proceso metódico y bien pensado que requiere mucha experiencia y precisión. Al principio del proceso, es esencial examinar el emplazamiento y el clima regional para elegir la mejor orientación y configuración. Después, el equipo del proyecto centra su atención en idear una envolvente hermética y aislada para mantener al mínimo el consumo de energía. Las ventanas y puertas de alto rendimiento, junto con un grueso hermetismo, ayudan a mantener una temperatura agradable durante todo el año.

Una vez finalizado el diseño, el proceso de construcción comienza con la colocación de los cimientos y el montaje de la estructura. A continuación, se aíslan cuidadosamente las paredes, el tejado y el suelo, y se instalan ventanas y puertas. Se instala un sistema de ventilación para garantizar un flujo constante de aire fresco, al tiempo que se recupera todo el calor posible saliente. 

Por último, se añaden electrodomésticos y accesorios energéticamente eficientes, o como fuentes de energía renovables, como paneles solares. Siguiendo este intrincado planteamiento, el resultado final es un edificio energéticamente eficiente y confortable.

Beneficios de las casas pasivas

  • La eficiencia energética es una de las ventajas más pronunciadas de estos proyectos. Con hasta un 90% menos de gasto energético en comparación con las viviendas típicas, están diseñadas con aislamiento, hermeticidad y ganancia solar para reducir tanto los costes energéticos como las emisiones de gases de efecto invernadero. 
  • Además, estas construcciones requieren sistemas mínimos de calefacción y refrigeración, lo que permite alimentarlas con fuentes de energía ecológicas, como paneles solares o calefacción geotérmica.
  • La calidad del aire interior es notable. El sistema de ventilación garantiza un flujo constante de aire fresco sin depender de otros factores, lo que ayuda a eliminar la contaminación acústica. 
  • Su construcción hermética reduce aún más la presencia de moho y otros contaminantes interiores, lo que las hace ideales para las personas alérgicas o con problemas respiratorios.
  • El confort es otra gran ventaja de las casas pasivas. Gracias a su aislamiento, placas solares y la estanqueidad, las temperaturas se mantienen constantes todo el año, lo que elimina la necesidad de métodos tradicionales de calentamiento y enfriamiento. 
  • Además, estas viviendas están diseñadas para ser silenciosas, lo que las convierte en una gran opción para quienes viven en zonas urbanas ruidosas. En definitiva, las casas pasivas ofrecen una mejora energética, respeto al medio ambiente y comodidad.

Conclusión

En conclusión, la arquitectura y las casas pasivas ofrecen una solución ecológica para viviendas energéticamente eficientes. Al incorporar elementos como ventilación y paneles solares, pueden reducir significativamente el consumo de energía y la huella de carbono. 

El proceso de diseño y construcción puede requerir más gastos iniciales, pero los beneficios a largo plazo y el ahorro en las facturas de energía hacen que sea una inversión que merece la pena. Mientras seguimos dando prioridad a la vida ecológica, las casas pasivas ofrecen una solución prometedora para un futuro más verde, impulsadas por la energía renovable del sol. Aprovechemos el poder de la energía solar y la arquitectura pasiva para crear un mundo más sostenible.

Artículos relacionados

La importancia de la arquitectura residencial en nuestro día a día

La importancia de la arquitectura residencial en nuestro día a día

La arquitectura residencial es un aspecto esencial de la sociedad moderna, ya que refleja la forma en que vivimos, interactuamos y percibimos nuestro entorno. El diseño de una casa no sólo tiene que ver con la estética, sino también con la funcionalidad, la...