Visier arquitectos
Proyectos
Gestión
Promoción
Inversión

4

Sep

Gestión Urbanística: Claves del Desarrollo Urbano en España

arquitectura

La gestión urbanística en España es una disciplina multidisciplinar que combina aspectos técnicos y jurídicos. Implica la participación de varias entidades y actores, incluyendo administraciones públicas, propietarios de terrenos, urbanizadores y constructores. Se lleva a cabo a través de diferentes sistemas de actuación, como la compensación, la cooperación y la expropiación. Además, el proceso está sujeto a un marco legal específico y se rige por instrumentos de planificación y ordenación del territorio a nivel local, regional y nacional. También existen servicios relacionados, como asesoría jurídica, fiscal y contable.

Marco legal de la gestión urbanística en España

Leyes y normativas aplicables

La gestión urbanística en España se rige por un marco legal específico que incluye diversas leyes y normativas. Estas regulaciones establecen los procedimientos, requisitos y responsabilidades para llevar a cabo la planificación y desarrollo del territorio de forma adecuada. Entre las leyes y normativas aplicables destaca la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, que marca los principios básicos para la ordenación territorial y el régimen jurídico de la propiedad del suelo. Esta ley es complementada por otras normativas, como la Ley de Urbanismo de cada Comunidad Autónoma, que establece los criterios y procedimientos específicos que deben seguirse en cada región.

Competencias de las administraciones públicas

La gestión urbanística en España es responsabilidad de las administraciones públicas, las cuales cuentan con competencias específicas en este ámbito. A nivel estatal, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en colaboración con otras entidades, marca las directrices y políticas generales para la gestión en todo el país. A nivel autonómico y local, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos tienen competencias en la elaboración y aprobación de los instrumentos de planeamiento urbanístico, así como en la gestión y control de su cumplimiento. Estas administraciones también deben velar por la protección del patrimonio histórico y la conservación del medio ambiente en el ámbito urbano.

Instrumentos de planificación urbanística

Para llevar a cabo una gestión urbanística eficiente, se utilizan diversos instrumentos de planificación que regulan el uso del suelo y el desarrollo urbano. Entre estos instrumentos se encuentran los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU), los cuales establecen las normas de uso y edificación en cada municipio. Además de los PGOU, existen otros instrumentos como los Planes Especiales y los Programas de Actuación Urbanística (PAU). Estos instrumentos definen las intervenciones específicas que se llevarán a cabo en una determinada área y establecen las condiciones y requisitos para su ejecución.

Actores involucrados en la gestión urbanística

En esta gestión, diferentes actores desempeñan un papel fundamental para el desarrollo y ejecución de los planes urbanísticos. Estos actores, con sus responsabilidades y roles específicos, contribuyen al cumplimiento de los objetivos establecidos en la ordenación del territorio.

Administraciones públicas y entidades dependientes

Las administraciones públicas, tanto a nivel local como regional y estatal, tienen un papel primordial en la gestión urbanística. Estas instituciones, en cumplimiento de sus competencias y atribuciones, son responsables de establecer y aplicar las normativas y leyes relacionadas con el desarrollo urbano.

Además, las entidades dependientes de estas administraciones, como las mancomunidades, consorcios, gerencias y sociedades mercantiles, también intervienen en la gestión. Su participación se centra en la ejecución de proyectos y la coordinación de recursos necesarios para llevar a cabo las acciones urbanísticas.

Propietarios de terrenos afectados

Los propietarios de terrenos afectados por las actuaciones urbanísticas tienen un papel importante en la gestión. Ya sea de forma individual o a través de asociaciones, estos propietarios tienen derechos y obligaciones en el proceso de ejecución de los planes urbanísticos.

Participan en la elaboración y aprobación de los instrumentos de planificación y gestión, así como en la toma de decisiones relacionadas con la ejecución de las obras de urbanización. Además, pueden ser beneficiarios de las mejoras y ventajas generadas por estas intervenciones.

Urbanizadores y promotores

Los urbanizadores y promotores son actores clave en la gestión urbanística, ya que son responsables de la ejecución de las obras de urbanización de acuerdo con lo establecido en los instrumentos de planificación y gestión.

Los urbanizadores llevan a cabo la construcción de infraestructuras y servicios necesarios para el desarrollo urbano, como calles, redes de abastecimiento de agua y energía, entre otros. Por su parte, los promotores son quienes impulsan y financian los proyectos inmobiliarios, contribuyendo a la transformación del territorio.

Constructores y ejecución de obras

Los constructores desempeñan un rol fundamental en la gestión urbanística, encargándose de la ejecución material de las obras de urbanización y edificación previstas en los planes urbanísticos.

Estos profesionales y empresas constructoras son contratados para llevar a cabo las acciones en el ámbito de la gestión urbanística. Su labor implica cumplir con los requisitos técnicos y normativos establecidos, garantizando la calidad y seguridad de las construcciones, así como el cumplimiento de los plazos y presupuestos acordados.

gestion urbana

Sistemas de actuación en la gestión urbanística

La gestión urbanística se lleva a cabo a través de diferentes sistemas de actuación que permiten desarrollar y ejecutar los proyectos urbanísticos de manera eficiente. Estos sistemas son regulados por las leyes y normativas aplicables en cada comunidad autónoma.

Modalidades de gestión urbanística

Existen varias modalidades de gestión urbanística, cada una con sus propias características y requisitos. Algunas de las principales son:

  • Sistema de compensación: Este sistema consiste en la redistribución de cargas y beneficios entre los propietarios afectados por la actuación urbanística. Se crea una Junta de Compensación que se encarga de llevar a cabo la gestión y ejecución de las obras. Los propietarios ceden una parte de sus terrenos a cambio de recibir terrenos urbanizados o compensaciones económicas.
  • Sistema de cooperación: En este sistema, los propietarios se asocian para llevar a cabo la gestión urbanística de forma conjunta. Se crean Entidades de Cooperación que se encargan de planificar, ejecutar y gestionar las acciones urbanísticas, asumiendo los costes y beneficios proporcionalmente.
  • Sistema de expropiación: En ciertos casos, se recurre a la expropiación para llevar a cabo acciones urbanísticas. La administración pública tiene la facultad de adquirir los terrenos necesarios para el desarrollo de infraestructuras o equipamientos públicos, compensando adecuadamente a los propietarios afectados.

Sistema de compensación y junta de compensación

El sistema de compensación es ampliamente utilizado en la gestión urbanística en España. Mediante la creación de una Junta de Compensación, se marca un sistema equitativo de reparto de cargas y beneficios entre los propietarios afectados por una actuación urbanística. Esta Junta se encarga de llevar a cabo la planificación, ejecución y gestión de las obras, así como de garantizar la adecuada compensación a los propietarios involucrados.

Sistema de cooperación y expropiación

El sistema de cooperación es otra de las modalidades utilizadas en la gestión urbanística. En este caso, los propietarios se asocian para llevar a cabo de forma conjunta la planificación, ejecución y gestión de las intervenciones urbanísticas. Se crean Entidades de Cooperación que asumen los costes y beneficios proporcionalmente, garantizando una mayor participación y responsabilidad de los propietarios en el proceso.

En casos especiales, como la necesidad de desarrollar infraestructuras o equipamientos de interés público, se puede recurrir al sistema de expropiación. En este caso, la administración pública adquiere los terrenos necesarios mediante un proceso de expropiación, compensando adecuadamente a los propietarios afectados por la actuación urbanística.

Proceso de gestión urbanística

El proceso de gestión se compone de diferentes fases y etapas que deben seguirse de manera secuencial y organizada. A continuación, se describen cada una de ellas:

Fases y etapas del proceso

  • Identificación y delimitación del ámbito de actuación: En esta fase, se determina el área específica en la que se llevará a cabo la gestión.
  • Redacción del instrumento de planificación: En esta etapa, se elabora el instrumento de planificación correspondiente, como el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a nivel local.
  • Aprobación del instrumento de planificación: Una vez redactado, el instrumento de planeamiento debe ser aprobado por las autoridades competentes.
  • Ejecución de las obras de urbanización: En esta fase, se lleva a cabo la ejecución de las obras necesarias para la urbanización del área, como la construcción de infraestructuras y equipamientos.
  • Reparcelación y adjudicación de suelos: En esta etapa, se realiza la división y distribución de los terrenos resultantes de la urbanización entre los propietarios afectados.
  • Seguimiento y control: Durante todo el proceso, las autoridades deben supervisar y controlar el cumplimiento de todas las fases y etapas establecidas.

Cargas y beneficios para los propietarios

En el proceso de gestión, los propietarios de terrenos afectados por actuaciones urbanísticas asumen ciertas cargas y beneficios:

  • Cargas:
    • Entrega de parte de sus terrenos para la ejecución de las obras de urbanización.
    • Contribución económica para la financiación de las infraestructuras y equipamientos.
    • Obligación de acatar las directrices y normativas establecidas en el instrumento de planeamiento.
  • Beneficios:
    • Obtención de nuevos terrenos urbanizados para su aprovechamiento y desarrollo.
    • Valorización de sus propiedades debido a las mejoras realizadas en el entorno.
    • Acceso a servicios e infraestructuras en el área urbanizada.

Control y supervisión por parte de las administraciones públicas

Las administraciones desempeñan un papel fundamental en la gestión urbanística, ejerciendo el control y la supervisión de todo el proceso. Entre sus responsabilidades se encuentran:

  • Verificar el cumplimiento de las normativas y directrices establecidas.
  • Realizar inspecciones periódicas para asegurar el correcto desarrollo de las obras y etapas.
  • Garantizar el respeto de los derechos de los propietarios y demás actores involucrados.
  • Resolver conflictos y discrepancias que puedan surgir durante el proceso.
  • Velar por el interés general y el desarrollo sostenible del territorio.
gestion urbanistica

Planeamiento urbanístico y ordenación del territorio

El planeamiento urbanístico desempeña un papel fundamental en la gestión urbanística al permitir la ordenación adecuada del territorio y la regulación de los usos del suelo. Este proceso se lleva a cabo a través de diferentes niveles y escalas de planificación que abarcan desde el ámbito nacional hasta el local.

Niveles y escalas del planeamiento urbanístico

El planeamiento urbanístico se organiza en distintos niveles que se complementan entre sí.

A nivel nacional, encontramos los planes de ordenación del territorio, que establecen las directrices generales para el desarrollo sostenible del país. Estos planes tienen como objetivo principal garantizar la coherencia territorial y la equidad en la distribución de los recursos.

A nivel regional, los planes directores territoriales definen las políticas y estrategias de ordenación de una determinada comunidad autónoma. Estos planes tienen en cuenta las particularidades y necesidades de cada región, estableciendo criterios de desarrollo económico, social y ambiental.

A nivel local, se encuentran los planes generales de ordenación urbana, los cuales se ocupan de la planificación y gestión del suelo a nivel municipal. Estos planes determinan la distribución y uso del suelo urbano, así como las infraestructuras y equipamientos necesarios para el desarrollo de la ciudad.

Regulación de los usos del suelo

El planeamiento urbanístico también tiene como objetivo regular los usos del suelo de acuerdo con las necesidades y demandas de la población. Para ello, se establecen diferentes categorías de suelo, como el suelo urbano, el suelo urbanizable o el suelo no urbanizable, cada uno con sus respectivas normativas y restricciones.

El suelo urbano es aquel que cuenta con la infraestructura necesaria para el desarrollo de actividades urbanas. En este tipo de suelo se encuentran las edificaciones y las zonas destinadas a equipamientos, servicios o espacios públicos.

El suelo urbanizable hace referencia a aquel que está destinado a futuras urbanizaciones y requiere de la realización de obras de urbanización para su desarrollo. Este tipo de suelo tiene un alto potencial de crecimiento y transformación.

Por último, el suelo no urbanizable es aquel que no está destinado a la urbanización y se caracteriza por sus valores medioambientales, agrícolas o paisajísticos. En este tipo de suelo se establecen restricciones a la construcción y se promueve su conservación y protección.

Desarrollo de infraestructuras y equipamientos

El planeamiento urbanístico también tiene como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de infraestructuras y equipamientos necesarios para el buen funcionamiento de las ciudades. Estos incluyen desde redes de transporte y comunicaciones hasta espacios públicos, áreas verdes, centros educativos, sanitarios y recreativos, entre otros. Además, el planeamiento urbanístico debe tener en cuenta la accesibilidad, la sostenibilidad, la eficiencia energética y la calidad ambiental en el desarrollo de estas infraestructuras y equipamientos. De esta manera, se busca construir entornos urbanos equilibrados y en armonía con el entorno natural.

Servicios relacionados con la gestión urbanística

La gestión urbanística implica la participación de diferentes actores y la realización de diversas tareas. Para llevar a cabo esta labor compleja, se requiere el apoyo de servicios especializados que brinden asesoramiento y soporte en diferentes áreas. A continuación, se presentan algunos de los servicios relacionados con la gestión urbanística:

Servicios jurídicos y asesoría fiscal

En el ámbito de la gestión urbanística, es fundamental contar con servicios jurídicos especializados que brinden asesoramiento legal y ayuden a interpretar y aplicar las leyes y normativas aplicables. Estos profesionales también se encargan de la redacción y revisión de contratos, licencias y otros documentos legales necesarios en los procesos de gestión urbana. Asimismo, la asesoría fiscal juega un papel crucial, asistiendo en aspectos tributarios y financieros relacionados con las intervenciones y proyectos urbanísticos.

Dirección financiera y contabilidad

La gestión urbanística implica una importante dimensión económica, por lo que contar con servicios de dirección financiera y contabilidad resulta esencial. Estos profesionales se encargan de la supervisión y control económico de los proyectos urbanísticos, elaborando presupuestos, gestionando ingresos y gastos, así como llevando a cabo la contabilidad relacionada con las intervenciones urbanísticas.

Seguros y gestoría de vehículos

En el ámbito de la gestión urbanística, es necesario contar con servicios de seguros que brinden protección y cobertura para los actores involucrados en las acciones urbanísticas, como los propietarios, urbanizadores y constructores. Estos servicios de seguros ayudan a mitigar posibles riesgos derivados de las obras y proyectos urbanísticos. Asimismo, la gestoría de vehículos es otro servicio relacionado que facilita la tramitación administrativa en lo referente a los vehículos utilizados en las obras y proyectos urbanísticos.

Artículos relacionados

La importancia de la arquitectura residencial en nuestro día a día

La importancia de la arquitectura residencial en nuestro día a día

La arquitectura residencial es un aspecto esencial de la sociedad moderna, ya que refleja la forma en que vivimos, interactuamos y percibimos nuestro entorno. El diseño de una casa no sólo tiene que ver con la estética, sino también con la funcionalidad, la...